lunes, 26 de septiembre de 2016

Here I am!

¡¡Mis maleter@s!!

Esta vez sí, esta vez vuelvo a teclear y lo hago para quedarme, como os dije, de momento de manera semanal.
Sé que he estado desconectada, aunque por redes os he podido mantener al día, así que sabéis la razón principal… Y es que como dice el dicho que me estoy inventando en este momento: cuando el amor llega, el blog sale por la ventana. XD
Seguro que os ha pasado, que entras en algo intensamente, le dedicas tu tiempo y casi tu vida (y es que escribir a diario, es un placer por estar a vuestro lado, pero al mismo tiempo es una presión y un esfuerzo muy complicado de llevar hacía delante en algunas ocasiones), y lo haces de tal manera que al final no puedes más, y cuando un hobbie, algo que te gusta y te divierte, se convierte en una obligación… ha llegado el momento de pararlo (al menos para mí). Y justo eso ocurrió.





Peeeeero no hay mal que mil años dure, ni una servidora sin escribir 2 años… jajaj. (sí, estoy hoy refranera). Así que aquí estoy, empezando por contaros en qué punto estoy, que ha sido de mí estos meses y como poquito a poco os volveré a poner al día de todo lo que ocurre por la ciudad, mis locos viajes, mis mejores recetas, mis secretos de belleza, y los planes únicos que van surgiendo y que merecen ser compartidos.

Sé que muchos habéis ido sabiendo de mis andanzas este verano, como me he recorrido un cachito de paraíso por las Bahamas, México, y EEUU (pero esto ya os lo cuento en otros posts, que merece mención propia), y como de nuevo mi sur está más conmigo que nunca, claro que en realidad en ningún momento ha dejado de estarlo.

Habéis visto como cualquier día me como a mis niñas norteñas. Esas locas que hacen que cada día sea especial, cada evento una locura, y cada mal trago, mucho más llevadero. Y ellas son en gran parte las culpables de estar de nuevo por aquí, porque lo que mi Pil Bambina me anima y me pica (sí, a partes iguales), para volver a compartir con tod@s vosotr@s... No tiene nombre.




mbién me estáis acompañando en esa historia tan bonita junto a la persona que más feliz me hace, y que es absolutamente increíble. Así que me encanta compartirlo con vosotr@s.


Y ¿sabéis qué? Es verdad, escribir me ayuda, me desahoga, y me aporta un ratito de paz y tranquilidad. Así que… ¿por qué no dedicarme ese capricho?.

La próxima semana, salvo eventazo imposible de retrasar en su narración jeje, os empezaré a contar el pedazo de viaje que me he marcado este veranito, por aquello de llevar mejor la vuelta al cole.

¡Un besazo enorme!


Nos leemos.

sábado, 16 de julio de 2016

Cena en blanco 2016


¡Muy buenas maleter@s!

Vale, igual del todo no estoy siendo puntual en esto de poneros al día, peeeero es que es verano y vamos a tope, y estoy segura que me lo perdonáis, ¿a qué si?

Bueno, pues a lo que iba, hace unos días se llevó a cabo la cena en blanco en Zaragoza de este año. Cómo sabéis, y sino os lo cuento, es un picnic urbano, exclusivo para unos pocos privilegiados de la ciudad, donde en una noche donde todo es blanco, desde nuestro outfit hasta los detalles de las mesas, disfrutamos de una cena en una gran compañía.


Este año la plaza que nos acogió fue algo más grande ya que nos citaron en la plaza del auditorio, donde pudimos dar buena fe de nuestro (odiado) cierzo, porque telita el fresquito que se levantó. Eso sí, era una gozada levantar la vista y encontrarte con los casi 900 invitados. Una marea blanca que dió luz la noche zaragozana.



Nuestra mesa: mesa blogger con las más mejores!! (qué voy a decir yo). Por supuesto era muuuuy blanca toda ella, y que además se personalizó para cada una de las bloggers.




¿Veis? Cada una de nosostras teniamos un kit de supervivencia, con todo lo necesario para superar la noche y la resaca del día después jejej. Y ya puestos un punto dulce de la mano de las galletitas personalizadas.


Pero a lo que iba. ¿Quiénes estábamos?

Ali de Tras las huellas de Ali; Pil del Correo de Bambina; Carmen de Mua Carmen, Mimi y Nerea de Capazos y tacones; Patry de TrendyShopper; Patricia de Mis 365 vestidos y Esther de Esteé Placard.





Fue una noche genial, que se alargó hasta compartir copas y bailes. Una propuesta, por si nuestro cierzo le da por aparecer de nuevo el año que viene, ¿qué tal una plaza más recogidica?jajajaja.

Venga mis maleter@s, os dejo con unas cuantas fotitos de la noche









Y como no... Un brindis por todas mis chicas a las que tanto quiero y que taaaan buena noche me dieron. ¡Qué sois las mejores!






miércoles, 22 de junio de 2016

¡¡Vuelvo!!

¡¡Hola mis maleter@s!!

Tras casi un año out del mundo blogger aquí me tenéis de nuevo.


Si es cierto que hace ya unos meses que me tenéis a tope por instagram, pero no me acababa de decidir a volver al blog. Cómo sabéis los que lleváis tanto tiempo conmigo, y los que no, os lo cuento yo, en el blog he sido yo, os he contado todas mis ideas y venidas, y todo lo que hace a Espe, vamos a mi misma. Así que es el momento de contaros un poco qué ha pasado en este año.

Me mudé a una tierra maravillosa, a Estepona. Una tierra que me recibió con los brazos abiertos, y que me ha hecho muy, muy feliz. 




¿La razón? Seguro que lo imagináis...



Cómo habréis visto también, aunque estoy por tierras norteñas de nuevo, sigo bajando mucho a mi querido sur dónde tengo a tantísima gente que tanto quiero y me quieren. Así que ando a mitad camino de todo. Pero, eso sí, ya me tenéis aquí fija para daros mucho mal, presentaros todos los eventazos que ocurren por la ciudad, sus novedades, viajes, y demás cositas que siempre os he traido.

Pero antes de eso, ¿qué hay de nuevo en estos meses?

Lo primero y más evidente... cambio de look toooootal. Pelo mucho más largo, cambio de color, cambio de cuerpito en general (que no veiais que falta me hacia bajar unos kilillos) y sobre todo, una gran sonrisa. Ahora si. Gente que suma a mi lado. Solo eso.


Por supuesto, como os decía: mi sur. No es que haya sido un descubrimiento, porque de más cría ya veraneaba en Cadiz, peeeero ahora con muchos más años, otra compañia, otras gentes, trabajo y demás... se ve todo de otra forma. Esa playita que tantas tardes me ha acompañado...



Este pequeñin, junto a muchos más animalillos que seguro habéis visto por instagram, se ha unido a la familia. Mira que tengo a mi Coco y es mimoso, pero ni os imaginais lo que puede llegar a ser Kalé.



Entre otras muchas cosas, vivencias y aprendizajes, mi piel ha "sufrido" cambios, y han sido 2 tatuajes los que ya decoran mi piel. Bueno, o 3, según contéis este primero, como uno o dos. porque es la cara y la cruz del mismo.







Y el último... Y recién llegado dicho sea de paso.


¿Y qué toca ahora?

Seguir disfrutando con estas locas por aquí arriba, que me han recibido como si no me hubiera ido, con los brazos abiertos de par en par, y que hacen que siga cumpliendo eso de "gente que suma".







Así que a partir de ahora por aquí estaré los lunes (de momento un sólo día si), contandoos tooooodo lo que se mueve por aquí.

Un besazo maleter@s
.